JESÚS AMA A LOS RICOS Y NO QUIERE QUE NINGUNO DE ELLOS ECHE A PERDER SU VIDA

(Lucas 19,1-10)

Zaqueo es un rico bien conocido en Jericó. «Pequeño de estatura», pero poderoso «jefe de los recaudadores» que controlan el paso de mercancías en una importante encrucijada de caminos. No es un hombre querido. Vive explotando a los demás.

Sin embargo, este hombre quiere ver «quién es Jesús». Ha oído hablar de él, pero no lo conoce. No le importa hacer el ridículo actuando de manera poco acorde con su dignidad: como un chiquillo más, «corre» para tomar la delantera a todos y «se sube a una higuera». Solo busca «ver» a Jesús.

Al llegar Jesús a aquel punto, «levanta los ojos» y ve a Zaqueo. Jesús lo llama por su nombre: «Zaqueo, baja enseguida». «Hoy mismo tengo que alojarme en tu casa y estar contigo». Jesús quiere entrar en el mundo de este rico.

Zaqueo le abre la puerta de su casa con alegría. Le deja entrar en su mundo de dinero y poder, mientras en Jericó todos critican a Jesús por haber entrado «en casa de un pecador».

Al contacto con Jesús, Zaqueo cambia. Empieza a pensar en los «pobres»: compartirá con ellos sus bienes. Se acuerda de los que son víctimas de sus negocios: les devolverá con creces lo que les ha robado. Zaqueo se siente otro. Con Jesús todo es posible.

Jesús es sincero: la vida de quienes son esclavos del dinero son vidas perdidas, vidas sin verdad, sin justicia y sin compasión hacia los que sufren. Pero Jesús ama a los ricos. Todo rico que le deje entrar en su mundo experimentará su fuerza salvadora. (Pagola)

JESÚS AMA A LOS RICOS Y NO QUIERE QUE NINGUNO DE ELLOS ECHE A PERDER SU VIDA