MISTERIO DE ESPERANZA

Ekumene. Lubumbashi. RD CONGO

Jn 20, 1-9 

*Creer en el Resucitado es resistirnos a aceptar que nuestra vida es solo un pequeño paréntesis entre dos inmensos vacíos.

*Creer en el Resucitado es rebelarnos con rodas nuestras fuerzas a que los pobres queden olvidados para siempre.

*Creer en el Resucitado es confiar en que por fin podremos ver a los que vienen en pateras llegar a su verdadera patria.

* Creer en el Resucitado es acercarnos con esperanza a todas las personas cansadas de vivir y de luchar, por distintas razones. Un día conocerán lo que es vivir con paz y salud total. Escucharán las palabras del Padre: «Entra para siempre en el gozo de tu Señor».

*Creer en el Resucitado es no resignarnos a que Dios sea para siempre un «Dios oculto» del que no podamos conocer su mirada, su ternura y sus abrazos.

* Creer en el Resucitado es confiar en que nuestros esfuerzos por un mundo más humano y dichoso no se perderán en el vacío.

* Creer en el Resucitado es saber que todo lo que aquí ha quedado a medias, todo alcanzará en Dios su plenitud. Nada se perderá de lo que hemos vivido con amor o a lo que hemos renunciado por amor.

*Creer en el Resucitado es creer que un día escucharemos estas increíbles palabras que el libro del Apocalipsis pone en boca de Dios: «Yo soy el origen y el final de todo. Al que tenga sed yo le daré gratis del manantial del agua de la vida. Ya no habrá muerte ni habrá llanto, no habrá gritos ni fatigas, porque todo eso habrá pasado».

MISTERIO DE ESPERANZA

One thought on “MISTERIO DE ESPERANZA

  • 7 abril, 2018 at 2:40 pm
    Permalink

    Que preciosa realidad, en medio de estas “realidades” pasajeras pero también preñadas de eternidad: el devenir cotidiano.
    Todo tiene un gran sentido, un maravilloso sentido. “El que “pierde” su vida, loa ganará para la VIDA ETERNA”.
    Lo que consideraba ganancia, ahora lo considero pérdida. Jesús HA VENCIDO A LA MUERTE, Ha creído en el Padre, en su Abbà, y Él lo ha resucitado, y con Jesús, todos nosotros.
    Danos, un corazón, grande para amar, fuerte para luchar, perseverante hasta el final del camino. Amén.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *