Carisma

¿QUIÉNES SOMOS?

Somos un movimiento de seglares consagrados a Dios, sin las formalidades clericales o monásticas, con la “simple” consagración del bautismo por el que nos hacemos seguidores de la vida y mensaje de Jesús, y una misión concreta. Somos una Confederación de Asociaciones de cristianos seglares aprobados y bendecidos por la Iglesia.

Ekumene es una palabra griega, que significa casa común y fraterna,  fue empleada para designar aquel conjunto de pueblos que por tener el mismo idioma y la misma cultura podían entenderse y ayudarse entre sí como una sola familia.

Para nosotros viene a significar la “casa común” de los pueblos. Sentimos que Dios es el Padre de todos en esta gran familia, por eso los problemas y las alegrías de los demás se convierten en nuestros problemas y en nuestras alegrías.


Objetivos:

  • Mantener un estilo de vida fundamentado en la formación-oración, la reunión semanal de cada grupo en torno a la revisión de vida y tareas, el Día de Dios mensual, las Jornadas de Vida Cristiana, etc.

  • Multiplicar los equipos de seglares para la evangelización y  promoción de los pueblos “hambrientos” de pan, de educación, de justicia y de trascendencia. Estamos abiertos a cuantas iniciativas nos permitan hacernos cada día más hermanos.

¿QUÉ HACEMOS EN LA PRÁCTICA?

Vivimos en grupo la fidelidad a nuestro carisma de Fraternidad Compartidora.

Ponemos medios humanos y económicos para que los pueblos “construyan” su propio desarrollo, con las herramientas de la educación, el trabajo y el compartir.

Trabajamos en la concienciación de nuestra responsabilidad y grandeza como cristianos en medio del mundo.

En la práctica creamos y animamos:

Centros educativos y de formación profesional, empresas sociales, movimientos sociales, grupos de familias y de jóvenes comprometidos…

En España, México y República Democrática del Congo.

¿QUIÉNES PUEDEN SER EKUMENE?

“Todas las personas que quieran vivir y transmitir la gozada de sentirse hijos de Dios y hermanos de todos. (Domingo Solá, fundador de Ekumene).

Lo esencial es sentirse llamado por Dios a entregar la propia vida a la misión de evangelizar promocionando en la Iglesia, en la sociedad, en el mundo.

Ofrecerse para integrarse en algún grupo de pastoral Ekumene y estar dispuestos a desarrollar su propia misión en grupo y a querer superarse serenamente y sin parar en la propia misión.

Porque sabemos que tú tienes mucho que hacer y que decir en la casa común de la humanidad, tú puedes ser Ekumene.